Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘No Me Quites Mi Hospital’ Category

Diario ABC. 30 de octubre

La partida prevista por el cronograma que acompaña al proyecto era de 18 millones

La cantidad que la Junta de Andalucía destina a la reforma del Hospital Reina Sofía en 2011 es ridícula en comparación con la envergadura del controvertido proyecto y con las esperanzas que muchos sectores profesionales y sociales han depositado en él. En concreto, la Administración autonómica reserva 5,2 millones de euros para la remodelación del complejo de la capital, que además tiene que compartir la citada cantidad con la modernización de los hospitales comarcales Valle de los Pedroches (Pozoblanco) e Infanta Margarita (Cabra). En 2010, la asignación fue aún menor (5,1 millones), y también a repartir con los otros dos grandes recintos del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la provincia.

50 millones, no 92

Los 5,2 millones están muy por debajo de los 18 que la Junta tenía previstos para 2011 en su cronograma del Plan de Modernización Integral (PMI) del Reina Sofía. En 2010, la promesa era de 21, y se quedaron en 5,1. El proyecto cuesta 110 millones. El departamento autonómico que dirige la consejera María Jesús Montero contaba con que en 2011 se hubieran liberado en torno a 92 millones de euros de los 110 a los que asciende la ambiciosa ampliación, pero lo cierto es que la cantidad real apenas llega a los 50, esto es, ni siquiera se ha cubierto la mitad del coste de las obras.

Hay que recordar que el PMI recibió un espaldarazo este septiembre, ahora no correspondido con el documento financiero que presentó ayer el Ejecutivo andaluz, al autorizar el Consejo de Gobierno la contratación de estas obras, cuyo presupuesto global rebajó a 81,1 millones de euros de los 110 que anunció. La financiación de este proyecto está en el aire en gran parte, ya que se que se iba a sufragar con el pago de la Deuda Histórica, que el Gobierno ha realizado mediante el pago de solares, aunque Córdoba carece de ellos. Con un plazo de ejecución de 6 años y un empleo asociado de 418 puestos, las obras supondrán la ampliación del complejo hospitalario en 49.062 metros cuadrados y la reforma integral de otros 18.010. En los nuevos espacios se incluirán los futuros hospitales Médico Quirúrgico, del Niño y de la Mujer.

De acuerdo con el proyecto, el Reina Sofía quedará configurado por tres grandes áreas diferenciadas y conectadas entre sí: la de hospitalización materno-infantil (que se amplía en 11.000 metros cuadrados hasta alcanzar los 28.000); la médico-quirúrgica, y un basamento común entre ambos edificios para diagnóstico y tratamiento.

Este proyecto ha generado un notable descontento entre numerosos colectivos profesionales y sociales, que formaron en 2008 la Plataforma «No me quites mi Hospital» porque entendían que en el nuevo diseño del complejo sanitario no se respetaban los derechos de los niños y las mujeres. La Junta sigue adelante con sus planes porque piensa que la Plataforma no lleva razón y sí está garantizado el bienestar de todos los pacientes.

Anuncios

Read Full Post »

La Plataforma “No me quites mi hospital” ha participado en un programa de televisión en “Vive 7 Córdoba TV” que han realizado sobre el P.M.I. del Hospital Reina Sofia.

Read Full Post »

Carta ilustrada. Diario Córdoba. 30 de octubre.

Soy una madre a la que le han tocado vivir largos periodos de ingreso en el Reina Sofía con mi hija, hoy felizmente transplantada de médula tras una leucemia gracias a la excelencia de los profesionales que allí trabajan. Esta excelencia contrasta con el lamentable estado de sus instalaciones que, por mucho que la Gerencia del Hospital pretenda tapar bajo interminables capas de pintura, perjudica gravemente a los niños y a sus familias provocando situaciones cotidianas como: retrasos de tratamientos por falta de camas, estancias en otras dependencias de adultos, ilegales habitaciones compartidas, consultas y habitaciones con falta de luz, ventilación y mal climatizadas, escasez de personal. Si esto fuera poco, y como consecuencia de las reformas de ampliación para adultos, nuestros niños ingresados están siendo “cercados” por unas obras que provocan molestias y riesgos por su cercanía, hasta el punto de que en Urgencias Infantiles han cegado las ventanas, sustituyéndolas por “ventanas virtuales”: falsas ventanas iluminadas con luz artificial que se apagan cuando llega la noche. Mucho me temo que con el tradicional retraso de las obras de este hospital, la incertidumbre por la crisis actual, y al ser de nuevo los niños los últimos en las reformas, que el dinero no llegue para ellos o que esta situación se prolongue como mínimo 6 ó 7 años a añadir al deterioro de 35 años sin reformas integrales en el Materno Infantil. Desde aquí quiero animar a madres y padres a denunciar estas situaciones y a no resignarnos a que se ponga en riesgo a nuestros hijos, exigiendo ¡ya! el Hospital Infantil que los niños se merecen y los profesionales necesitan para seguir siendo una referencia en la pediatría española.

María del Carmen Martínez Muñoz

Read Full Post »

El Día de Córdoba. 30 de octubre.

Unión Progreso y Democracia (UPyD) se ha adherido a la plataforma No me quites mi Hospital, ya que considera” negativo” para los niños que su hospitalización se tenga que adaptar a unas estructuras pensadas para adultos.

Según el miembro del Grupo de Trabajo de Sanidad de UPyD, Guillermo León, el proyecto de Modernización Integral (PMI) relega a varias plantas del Hospital General compartiendo el edificio con otros servicios de adultos. Esta situación, según León, “se mantuvo en el más absoluto secreto que incluso se ocultó a los propios profesionales, hasta que en 2008 se presentó a la opinión pública”. De esta forma, insistió en que el PMI “va contra los derechos del niño hospitalizado publicado en la Carta Europea de los Niños Hospitalizados, la Delegación de Ottawa y el Programa de atención integral al Niño Hospitalizado del SAS”. En todos estos documentos, según León, se reconoce el derecho del niño a ser atendido e ingresado en zonas pediátricas específicas y de máxima seguridad.

Read Full Post »

Diario Córdoba. 25 de septiembre 2010

Read Full Post »

Rafael Aguilar. Diario ABC. 23 de septiembre 2010.

Los 81 millones de euros que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía autorizó el pasado martes para el Plan de Modernización Integral (PMI)del Hospital Reina Sofía admiten desde lecturas triunfalistas —las que han realizado la propia Administración autonómica y los sindicatos de su órbita son un buen ejemplo de ello—, como discursos marcados por un escepticismo justificado tras lustros de demoras e incumplimientos.

El término medio da parte de razón a ambas posturas, porque si es cierto que constituye una buena noticia el desembolso de la citada cantidad, cercana al 75 por ciento de lo que cuesta la remodelación y la ampliación del complejo sanitario (110 millones), no es menos verdad que la lluvia de millones, además de incierta, no ha aplacado ni de lejos las quejas de decenas de profesionales y de pacientes, muy a disgusto con la Consejería de Salud porque el PMI dista mucho del diseño inicial que, a finales de 2006, presentó con cierta imprudencia el hoy presidente de la Junta, José Antonio Griñán, entonces consejero de Economía.

En ese momento, la «refundación» del Reina Sofía —como la denominó la consejera María Jesús Montero— estaba en pañales: sólo existía un boceto de su diseño pero Griñán mostró con ligereza unas diapositivas que recreaban el futuro hospital. Todo se vino abajo dos años después, cuando llegó la hora de plasmar en los planos la idealización virtual del centro sanitario. En el camino se quedó la intención de construir un Hospital del Niño y de la Mujer independiente del resto del complejo, aunque interconectado con él.

La solución arbitrada, y que es la que va a salir adelante, consiste en trasladar a los menores al actual Hospital General —que se remodeló hace unos años con los criterios propios de un recinto para adultos—. Esta decisión enervó a decenas de médicos, sobre todo a los pediatras, porque consideraban que eliminaba el principio básico de que los menores han de estar separados de los adultos. Además, los facultativos consideraban —y siguen considerando— que el PMI relega al Materno-Infantil a la última fase de los trabajos de reforma, cuando se trata del edificio más antiguo del Reina Sofía y el que de menos reestructuraciones se ha beneficiado en sus más de tres décadas de funcionamiento.

Estas quejas cristalizaron en la creación, a finales de 2008, de la Plataforma «No me quites mi Hospital», que ya ha recogido más de 50.000 firmas por la preservación de los derechos de los niños ingresados, que según Salud están garantizados en el proyecto final aunque se les vaya a trasladar al actual Hospital General.

El descontento viene de lejos. En 1996 la Junta presentó a bombo y platillo, y tras el incendio de ese verano en el centro sanitario, el denominado Plan Director para modernizar el recinto, y del que sólo se ha cumplido una fase, consistente en esencia en la construcción de un edificio para las consultas externas y actividades formativas y en la mejora de los accesos al Hospital. La segunda fase, que era mucho más ambiciosa y afectaba de lleno a las áreas de hospitalización, nunca vio la luz. Cuando el incumplimiento era ya clamoroso, Salud se sacó de la chistera la palabra «refundación», que venía envuelta en el pomposo nombre de Plan de Modernización Integral.

Coló durante un tiempo. Anestesió durante un par de años a quienes confiaban en que la Junta no iba a defraudar. Acabó haciéndolo y no midió las consecuencias del montaje de ciencia ficción que tuvo de maestro de ceremonias al parlamentario por Córdoba José Antonio Griñán. El Pleno del Ayuntamiento de la capital llegó a pedir en una moción unánime que la Administración autonómica fuera fiel a la palabra del hoy presidente, y hasta el PSOE votó a favor de la reivinciación, que cuando semanas después llegó al órgano plenario de la Diputación obtuvo el rechazo de los socialistas, ya aleccionados. Sindicatos, colectivos profesionales, asociaciones de pacientes, y hasta el Colegio de Médicos se unieron a la Plataforma, aunque algunos, como fue el caso de la entidad de facultativos se retiraron de ella al poco. Hasta el prestigioso doctor Manuel Concha compareció en un acto de apoyo a «No me quites mi Hospital», que cuenta con el respaldo de cerca de veinte asociaciones de diversa índole.

Diplomacia sanitaria

La delegada de Salud, María Isabel Baena, y el gerente del complejo, José Manuel Aranda, desplegaron todos los recursos diplomáticos a su alcance para convencer a quien tuviera dudas de que el PMI es la mejor solución para poner al Reina Sofía a la altura de su fama de excelencia, mas los esfuerzos de uno y otro, que obtuvieron receptividad en algunos ámbitos, encallaron en el dique de la Plataforma, que sigue erre que erre con su denuncia de que la reforma no respeta a los niños y relega al Materno Infantil.

Visto que fue inútil establecer un cordón sanitario frente a las críticas crecientes —fracasó, por ejemplo, la maniobra de la mayoría de los jefes de Servicio del complejo para escenificar su adhesión al proyecto—, la Administración autonómica no ha tenido más remedio que asumir que la ampliación del recinto se llevará a cabo con la oposición de buena parte de los profesionales, que se agarran a las dudas que presenta el PMI a cada paso que anda para demostrar que sus quejas están justificadas.

Read Full Post »

HACE ahora cuatro años la consejera de Salud y el señor Griñán, antes de una cita electoral, prometieron impulsar el Plan de Reforma del Hospital Reina Sofía (PMI) con la construcción de los nuevos hospitales del Niño y de la Mujer, además de la ampliación de la zona de adultos. Dos años más tarde el proyecto se modifica, adjudicando toda la nueva construcción para adultos, y tanto niños como mujeres serán alojados en el antiguo Hospital General. Pero los fondos para llevarlo a cabo se asignan a la Deuda Histórica y el proyecto parece detenerse.

El pasado 16 de septiembre se anuncia en la Prensa, meses antes de las elecciones municipales, que la Junta de Andalucía aprobará en unos días el modificado proyecto, sin atender ni una sola de las propuestas de la Plataforma Ciudadana «No me quites mi Hospital». Esto no es de extrañar, ya que tanto la consejera de Salud como la delegada del ramo en Córdoba, en un claro ejemplo de comportamiento poco democrático, han rehusado las peticiones de reunión realizadas por este movimiento ciudadano, que no pretendía más que valorar de forma constructiva el PMI y aportar ideas capaces de mejorarlo.

El hecho de que las propuestas de la Junta se produzcan siempre en periodo de elecciones y que ni siquiera se recojan en el contrato-programa 2010-2013 del Servicio Andaluz de Salud, hacen dudar sobre si el Reina Sofía y su necesaria reforma están siendo utilizados como arma electoral y, tras las elecciones, tengan o no asignado presupuesto, no sean más que una dilatada promesa que acumula un retraso de catorce años.

Esta Plataforma, de nuevo, se pregunta por qué los niños y mujeres de Córdoba no podrán disponer de un Materno-Infantil pensado para ellos y con el que cuentan sevillanos, malagueños y granadinos y que, como sí consta en el contrato-programa referido, se construirá para los almerienses. ¿Tan difícil es entender que el único hospital andaluz capacitado actualmente para trasplantar niños de corazón, pulmón o hígado, donde se opera de corazón a niños de toda la Comunidad y de fuera de ella, necesita un hospital infantil que dé respuestas a sus necesidades presentes y futuras? ¿Es en el antiguo Hospital General, pensado y reformado para adultos, con zonas que persistirán como la UCI, donde se pretende que este hospital continúe a la vanguardia de la pediatría nacional? ¿Por qué una reforma que sacrifica el presente y el futuro de la atención sanitaria a niños y mujeres, cuando en el pasado el hospital Materno-Infantil sólo ha recibido parches que intentan paliar, sin espacio posible, sus serias carencias…?

Se ha dicho también que una revisión del PMI como la que proponemos supondría un retraso sumado al que la reforma acumula, o un incremento de los costes. Esto no tiene porqué ser cierto, ya que los planos del nuevo hospital Médico-Quirúrgico no se han de modificar, con lo que aumentarían las áreas de hospitalización de adultos que seguirían contando con el Hospital General y tres nuevas torres (dejando los cimientos de una cuarta, que podría completarse más adelante). Sí habría que diseñar unos nuevos hospitales del Niño y de la Mujer, independientes y que deberían ser los primeros en construirse, ya que el estado actual de las infraestructuras del Materno-Infantil, denunciado por el Defensor del Pueblo, así lo exige. Se ahorraría también al no ser precisa la reforma del Hospital General.

Una ventaja adicional de nuestra propuesta es que los niños y mujeres no se verían afectados por la cercanía de la obra, como ocurre actualmente, ya que al retomarse la construcción de dos nuevas plantas sobre las Urgencias de adultos, dejará sin luz natural gran parte de la fachada posterior del Infantil. Si el PMI actual ve la luz, se realizarán obras en el acceso principal del Materno-Infantil y es probable que grupos de niños sean trasladados a otras zonas del hospital. Nada de esto ocurriría con la idea que aportamos.

Desde la Plataforma queremos hacer llegar a la ciudadanía cordobesa que seguiremos luchando por un plan alternativo que beneficie a todos los pacientes sin discriminación, por encima de promesas electorales, conflictos políticos y posturas antidemocráticas y esta lucha se mantendrá sin moverse un ápice de su objetivo, que no es otro que los niños y mujeres de la provincia cuenten con un hospital exclusivo e independiente para ellos, tal y como tienen en Sevilla, Málaga y Granada y próximamente dispondrán en Almería.

Read Full Post »

Older Posts »